Las subvenciones a la agricultura: informe básico


Isabel II, reina de Gran Bretaña, no es agricultora pero se encuentra entre los principales beneficiarios de las subvenciones agrícolas: en 2003-04 recibió cerca de 1.310.000 dólares en pagos agrícolas. Su hijo, y heredero del trono británico, el príncipe Carlos, recibió más de 480.000 dólares en concepto de apoyo a la agricultura por sus propiedades en el Ducado de Cornualles y la granja del Ducado.

La familia real de Gran Bretaña no es la única beneficiaria de las subvenciones estatales a la agricultura. En 2003, el príncipe Joakim de Dinamarca recibió subvenciones por un importe de 220.000 dólares para su finca Schakenbourg en el sur de Jutlandia. El príncipe Alberto, que reina en Mónaco, obtuvo 300.000 dólares el pasado año en concepto de subvenciones agrícolas.

En un momento en que la Organización Mundial del Comercio lucha ferozmente con la controvertida cuestión de las descomunales subvenciones agrícolas que se conceden a los agricultores y empresas agro-industriales en los países ricos y desarrollados, quedan de manifiesto las razones por las que estos países son incapaces de retirar las subvenciones a la agricultura. No sólo la realeza, sino también una larga lista de personajes se han beneficiado de las subvenciones agrícolas; de ahí la creciente resistencia a cualquier reducción significativa de las mismas.

El hombre más rico del Reino Unido, el duque de Westminster, propietario de unas 55.000 hectáreas de fincas agrícolas, recibió una subvención directa de 480.000 dólares en 2003-04, y además 550.000 dólares anuales por las 1.200 vacas lecheras que posee. Según las previsiones de reforma de la Política Agraria Común, su derecho a la subvenciones permanecerá intacto, con la salvedad de que la subvención que ahora recibe por las vacas se le concederá para los pastizales que mantiene.

En Estados Unidos, entre los beneficiarios del apoyo federal a la agricultura se encuentran Ted Turner y David Rockefeller.

Si bien la realeza encabeza la lista, ¿cómo iban a quedarse atrás los políticos? Marita Wiggerthale, investigadora y activista alemana, ha revelado en una ponencia (“What’s wrong with EU agricultural subsidies?, ¿Qué falla en las subvenciones agrícolas de la Unión Europea?) que sólo en Dinamarca, cuatro de los 18 ministros (o sus cónyuges) han recibido subvenciones de la UE. Entre los beneficiarios del año 2003 se encuentran la Ministra de Alimentación, Agricultura y Pesca, Mariann Fischer Boel, que recibió un total de 480.000 dólares; la Ministra de Educación, Ulla Tornes, 655.000 $; y el Ministro de Economía, Thor Petersen, 175.000 dólares. En los Países Bajos, el Ministro de Agricultura, Cees Veerman, se benefició en 2004 de subvenciones por valor de 180.000 $.

Entre los parlamentarios daneses, un considerable número, la mayoría de los cuales pertenece al Partido Liberal-Demócrata de Dinamarca, percibe subvenciones agrícolas. En la lista se encuentran Jens Kirk (273.000 $) y Jens Vibjerg (110.000 $). Pero todavía es más significativo que Nils Busk Simonsen, veterano miembro del grupo liberal demócrata en el Parlamento Europeo, percibiera una generosa subvención de 382.000 $ además de su sueldo anual. En Dinamarca, un total de 109 personas y organizaciones o institutos continúan recibiendo más de 165.000 dólares anuales en subvenciones.

Las subvenciones a la agricultura también se están concediendo para la investigación y el desarrollo, y la mayoría de estos fondos destinados a la investigación están ayudando, por supuesto, a países como Dinamarca a exportar formación a los países en desarrollo como parte de los acuerdos bilaterales de comercio. Por ejemplo, el Instituto Danés de Ciencias Agrícolas (The Danish Institue of Agricultural Sciences) recibe una subvención anual de 160 millones de dólares estadounidenses. En 2003, el Danish Agricultural Centre por Advisory Services (Centro Agrícola Danés de Servicios de Asesoría) recibió 4,8 millones de dólares. Curiosamente, el mismo año, los miembros de la dirección (incluidos Peter Gaeelke, Henrik Hoegh y el presidente del Consejo de Dirección, Gert Karkoz) recibieron conjuntamente 1.500.000 dólares de subvención.

En España, 300 familias se embolsan la mayor parte de las subvenciones agrícolas, con una media para cada uno de más de 354.000 dólares estadounidenses. De ellos sólo siete de los más importantes reciben apoyos de 7.000 $ diarios.

Es ciertamente un mundo desigual, y quizás la más evidente de todas las desigualdades del mundo es la forma en que se mima al ganado en los países ricos a costa de varios centenares de millones de agricultores de los países en desarrollo. Cuando comparé por primera vez la vida de las vacas occidentales con la de los campesinos de los países en desarrollo, no me di cuenta de que podía herir la sensibilidad de al menos algunos economistas y responsables políticos. Se calcula que ahora Europa concede una subvención diaria de 2,7 dólares por vaca, y Japón lo hace tres veces más, 8 $, mientras que la mitad de los 600 millones de familias campesinas de la India sobreviven con 1,50 $ al día.

En Estados Unidos sólo 20.000 cultivadores de algodón reciben colectivamente una subvención de 10,1 millones de dólares anuales.

Fundamentalmente debido a estas subvenciones en muchos de los países desarrollados de alta renta, en el bloque comercial más rico de la Organization for Economic Cooperation and Developement (Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo) los ingresos medios en el sector agrícola son más altos que los ingresos medios de todos los hogares del país. En Holanda, por ejemplo, los ingresos medios por familia de agricultores son casi un 275 por ciento de los ingresos medios familiares, el 175 en Dinamarca, el 160 % en Francia y el 110 % en Estados Unidos y Japón. En la India la agricultura continúa teniendo un tratamiento fiscal negativo, por lo que más del 40 por ciento de la población campesina está dispuesta a abandonar la agricultura en busca de trabajos como criados en los centros urbanos. Los campesinos ocupan el escalón más bajo de la renta nacional, y sólo figuran por debajo de ellos los trabajadores agrícolas sin tierra.

Como en la India, donde el grueso de las subvenciones agrícolas (en forma de suministros más baratos) se dedican a los grandes explotaciones agrícolas, los pequeños agricultores no se benefician de las enormes ayudas (unos mil millones de dólares diarios) que conceden los países industrializados. En Europa, sólo 2.000 grandes agricultores reciben subvenciones por un total de más 60.000 $ anuales. Estos grandes agricultores constituyen sólo el 0,4 por ciento de la población campesina y ahora, cuando la Comisión Europea ha propuesto imponer un límite máximo para los pagos directos en una cantidad que todavía es seis veces más alta (360.000 dólares al año) mediante la llamada fórmula de pagos únicos a la agricultura, se ha encontrado con una resistencia tan feroz que ha tenido que retirar la propuesta.

Alrededor del 65 por ciento de los agricultores europeos reciben subvenciones de menos de 6.000 dólares al año. Son pequeños agricultores incapaces de auto mantenerse y son quienes poco a poco están abandonando las labores agrícolas. En Europa, se estima que cada minuto un campesino abandona la agricultura.

Los auténticos beneficiarios de las subvenciones agrícolas en los países desarrollados, por consiguiente, no son los pequeños agricultores. Aproximadamente, el 80 por ciento del total de las subvenciones va a las empresas agrícolas (o a los grandes agricultores ). El gigante del azúcar, Tate & Lyle, recibió 404 millones de dólares en 2003-04. Arla Foods obtuvo 205 millones en 2003. Sólo en el Reino Unido, Nestlé recibió subvenciones anuales de 20 millones de dólares estadounidenses. La compañía Danish Crown de Dinamarca consiguió 19 millones y 136 compañías de productos lácteos de Alemania reciben una subvención de 78 millones de dólares. La lista es inacabable.

A pesar de tan enormes subvenciones estatales que van a las manos de los aprovechados, de las gentes distinguidas, y de las grandes empresas agrícolas (eso sí, en nombre de los agricultores), el hecho real es que los países desarrollados no hacen serios esfuerzos para acabar con este despilfarro que perjudica a los agricultores del Tercer Mundo. Pero todavía peor, actúan frente a esas subvenciones (muchas de las cuales como pagos directos van a “cajas negras”) como si no distorsionaran el mercado y por ello quedan excluidas de cualquier compromiso de reducción. No obstante, dado que esas subvenciones no van a parar a los pequeños agricultores, los países en vías de desarrollo tienen que luchar por su completa retirada antes de permitir un mayor acceso a sus mercados. Los países desarrollados tendrían que plantearse que o bien las subvenciones agrícolas se clasifican en dos categorías: una dedicada a los pequeños agricultores y la otra a las empresas agroindustriales y grandes terratenientes, o bien, habida cuenta de que menos del 20 por ciento de los mil millones de dólares que diariamente se reparten benefician a los pequeños agricultores, el 80 por ciento restante tiene que ser desechado rotundamente para avanzar en las negociaciones sobre la agricultura.

  • Título original: Farm Subsidies: The Report Card
  • Autor: Devinder Sharma
  • Origen: ZNet Daily Commentaries; Jueves 24 de Noviembre, 2005
  • Traducido por Felisa Sastre y revisado por Genoveva Santiago
  • Imagen de Público.es

Fuente: disiciencia

Artículos relacionados:

Seis maneras en como los alimentos se están utilizando como armas
El mundo produce el doble de alimentos que los que sus 7.000 millones de habitantes necesitan
Emergencia Alimentaria: Cómo el Banco Mundial y el FMI han hecho inevitable la hambruna en África
Los agricultores hablan: Los transgénicos son una trampa que Monsanto utiliza para hacerse cargo de la agricultura

~ por elnuevodespertar en 09/01/2012.

Una respuesta to “Las subvenciones a la agricultura: informe básico”

  1. Esto es una guerra fria, normal que haya crisis. A ver como convertimos esto en Paz y Comida para todos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: