“Seis Grandes” farmacéuticas y compañías químicas han adquirido y creado empresas de semillas

A lo largo de la historia de la agricultura en todo el mundo, ésta ha sido siempre un sector diversificado de la economía. Granjas familiares pequeñas y autosuficientes, estaban a la orden del día en la mayoría de las culturas.

A pesar de que las pequeñas explotaciones se hicieron más grandes y más especializadas en el tiempo, muchos de ellos aún guardaban las semillas o las compraban de otros agricultores, así mantenían el control de la agricultura en manos de la gente.

Pero hoy todo ha cambiado, las grandes empresas químicas y de agronegocios han adquirido o se han fusionado con empresas de semillas y otras empresas de insumos agrícolas.

Han logrado hacer una huella en los cultivos genéticamente modificados (GM) con rasgos transgénicos.

Estos factores primarios y varios otros han facilitado un crescendo hacia la dominación mundial de la agricultura por parte de las corporaciones, y por lo tanto en el suministro mundial de alimentos.

El pésimo estado en el que nos encontramos hoy en día no vino con la noche, por supuesto, pero lo hizo ganar velocidad rápidamente después de la introducción de los cultivos transgénicos a mediados de la década de 1990.

Desde entonces, las corporaciones multinacionales como Monsanto, DuPont y Syngenta han incautado una cantidad significativa sobre el control mundial de semillas de la industria, que ha limitado en gran medida la libertad y la diversidad agrícola.

La capacidad de patentar, tanto las semillas como los rasgos de las semillas también ha añadido una lesión al insulto, así como la capacidad de obtener semillas naturales o de herencia se está convirtiendo cada vez más difícil, y muchos agricultores sienten que no tienen más remedio que ir con la corriente.

El profesor Philip H. Howard de la Comunidad del Departamento de Agricultura, Recreación y Estudios de Recursos de la Universidad del Estado de Michigan publicó un estudio en 2009 titulado Visualizando la consolidación en la industria semillera mundial: desde 1996 hasta 2008 que analiza la tendencia de la agricultura hacia el dominio corporativo.

El informe, que fue presentado en una edición especial de la revista Agricultura Renovable, proporciona un análisis de gran cantidad de datos de la dramática transformación de la agricultura en las últimas décadas, así como un análisis visual altamente informativo de esta situación verdaderamente impactante de adquisición hostil.

Las “Seis Grandes” farmacéuticas y las compañías químicas han adquirido y creado empresas mixtas con cientos de empresas de semillas en los últimos 15 años

Con el fin de ayudar y asistir a sus lectores en la comprensión de la situación de la industria de las semillas, el Prof. Howard desarrolló un gráfico muy informativo que muestra la realidad de quien realmente controla la industria de semillas.

Monsanto, DuPont, Syngenta, Bayer, Dow, BASF en conjunto poseen total o parcialmente cientos de compañías de semillas que antes eran independientes – y Monsanto, por supuesto, domina a todos.

Usted puede ver el gráfico por sí mismo en el siguiente enlace: http://www.naturalnews.com/files/seedindustry.pdf

Como se verá, los círculos azules en el diagrama representan las compañías de semillas, mientras que los círculos rojos – que resultan ser todas los compañías químicas o farmacéuticas – controlan la inmensa mayoría de ellas.

Las flechas grises indican la propiedad completa de una empresa, mientras que las de líneas punteadas indican la propiedad parcial.

Una de las primeras impresiones más obvia que se obtiene del diagrama es el control excesivo y generalizado de Monsanto sobre la industria de semillas.

De acuerdo al análisis del Prof. Howard, Monsanto adquirió más de 50 compañías de semillas sólo durante el tiempo representado por el período de estudio, que abarca los años comprendidos entre 1996 y 2008.

Monsanto tenía poca o ninguna participación en la industria de las semillas antes de mediados de los 1980, pero desde entonces ha ido rápidamente comiendo las compañías de semillas e impulsando su desarrollo y control de suministro de los alimentos a través de los OGM.

En la actualidad, Monsanto es la mayor compañía mundial de semillas, y el gigante transnacional sigue adquiriendo o creando otras “asociaciones” con varias compañías semilleras independientes que todavía están en existencia.

Detrás de Monsanto, los otros cinco de los “Seis Grandes” que el Prof. Howard ilustra – DuPont, Syngenta, Bayer, Dow y Basf – en conjunto poseen o controlan una gran parte de las compañías de semillas restantes que no son propiedad o controladas por Monsanto.

Y uno de los principales factores que ha contribuido a esta triste configuración son los OGM y los transgénicos, semillas patentables que son compartidos entre los actores de la industria.

Cada uno de los “Seis grandes” tiene acuerdos con uno o más de los otros; su éxito global está en gran medida sobre los OGM y un mayor control de los insumos agrícolas

La única cosa peor que Monsanto y el dominio del mercado de semillas son las relaciones amistosas con los demás. El análisis del Prof. Howard revela que todas las empresas de los “Seis Grandes” tienen al menos una relación mutua con otras, y juntos comparten el control corporativo de la industria de semillas.

Monsanto ha establecido acuerdos de licencia cruzada de sus patentes de transgénicos con cada una de las demás empresa en la mezcla, mientras que Dow tiene acuerdos con todos a excepción de Bayer. Y Syngenta tiene acuerdos con Dow, Monsanto, DuPont y, mientras que BASF tiene acuerdos con Dow y Monsanto.

¿Qué significa todo esto? Esto significa que la oligarquía ya preocupante que controla la industria de las semillas se perfila para convertirse en un monopolio total con Monsanto a la cabeza, por supuesto.Y como la tecnología en transgénicos continúe desarrollándose, obliga a los agricultores a ir bien con el flujo o salir del negocio, pronto puede no haber ninguna otra opción en la agricultura, además de todo lo que Monsanto tiene para ofrecer.

Uno podría pensar que los agricultores deberían ser más conscientes de esta toma de posesión y resistir . Pero los “Seis Grandes” efectivamente vuelan bajo el radar, en la mayoría de los casos, mediante la venta de sus semillas y productos químicos a través de diversos proveedores y con diferentes nombres.

Según el profesor Howard, esta es la forma en que efectivamente mantienen una ilusión de la competencia y la elección en medio de su toma de posesión.

Cómo es que las cosas se pusieron tan mal y cómo se puede arreglar la situación

La competencia real en la industria de semillas ha sido sistemáticamente deconstruida en los últimos años por numerosas razones.

Además de la consolidación del sector y la absorción por parte de las compañías químicas y farmacéuticas, muchos agricultores simplemente han estado dispuestos a aceptar las últimas tecnologías de semillas, aun cuando esto ha significado tener que renunciar a su libertad de ahorro de semilla, y se ven obligados a confiar en el uso intensivo de productos químicos y otras intervenciones sínteticas con el fin de cultivar.

El prof.Howard explica que un concepto conocido como la “agricultura en rueda de ardilla“ ha sido un factor importante que contribuye a la desaparición de la industria de semillas. Debido a que la demanda de alimentos es en gran parte inelástica, cualquier aumento de producción hará que los precios de los granos caigan.

Así como las nuevas tecnologías agrícolas emergen, los agricultores que las adoptan primero sin darse cuenta obligan a todos los demás agricultores a adoptarlas, así, sólo para mantener el mismo nivel de ingresos.

Si no las adoptan, o no se mantienen al día con otros agricultores en la rueda, finalmente se caen, o son forzados a salir del negocio de la agricultura por completo.

Otros factores incluyen cambios en las políticas que han disminuido las barreras a la acumulación que han impedido la adquisición agrícola en el pasado.

Mediante el desarrollo de rasgos patentados, transgénicos, las empresas de semillas han sido capaces de superar una barrera de acumulación en la agricultura.

Como los agricultores no pueden guardar sus semillas transgénicas, los propietarios de las corporaciones pueden mantener con eficacia un flujo continuo de dinero en efectivo al año sólo por la venta de semillas y sus pesticidas y herbicidas correspondientes, los cuales a su vez hacen que la agricultura sea una empresa mucho más rentable de lo que solía ser para las ventajeras corporaciones como Monsanto.

¿Cuál es la solución? El prof. Howard sugiere mejorar la lucha contra los monopolios, lo que impedirá el continuo cambio de la propiedad de compañías de semillas y la acumulación gradual de la cadena alimentaria por parte de unas pocas grandes empresas.

Otra idea es crear políticas que luchen contra el fenómeno de rueda de ardilla agrícola, y promover la independencia y los sistemas agrícolas auto-sostenibles que mantienen el control de los alimentos con la gente en lugar de las corporaciones.

Quizás la propuesta más efectiva – y de la que somos fervorosos partidarios aquí en NaturalNews -. es poner fin a la práctica de concesión de patentes sobre los organismos vivos.

Mediante el restablecimiento de este obstáculo más eficaz a la acumulación, no habrá más incentivos para las empresas biotecnológicas multinacionales como Monsanto que se centran en dominar la agricultura porque no habrá más oportunidades para la acumulación masiva de riqueza y capital a través de semillas patentadas.

Traducido por Alicia Vega
Fuente: bahianoticias.com

Artículos relacionados:

Monsanto está tratando de apoderarse de la oferta mundial de semillas, país por país
Monsanto, Bill Gates y Rockefeller detrás de la “Bóveda de Semillas del Fin del Mundo”
Transgénicos: El mundo según Monsanto

About these ads

~ por elnuevodespertar en 28/07/2011.

Una respuesta to ““Seis Grandes” farmacéuticas y compañías químicas han adquirido y creado empresas de semillas”

  1. Creo que efectivamente esa es la única salida: IMPEDIR A NIVEL INTERNACIONAL EL PATENTAMIENTO DE ORGANISMOS VIVOS. Para lo cual habrá que realizar un gran movimiento de concientización social (si es que acaso llegase a quedar suficiente tiempo) como para presionar a los políticos corruptos que gobiernan las naciones y que no tengan otro remedio que vetar esos patentamientos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
%d personas les gusta esto: