Alimentos Modificados Genéticamente – ¿Envenenando Nuestra Gente?

Uno de los más extensos experimentos no regulados en seres humanos se está llevando a cabo aquí en África del Sur. Los sudafricanos fueron los primeros en el mundo en consumir alimentos genéticamente modificados (OGM)como parte de su dieta. Según fuentes de la industria más del 75% de nuestro maíz blanco es ahora GM. Esto significa que la papilla consumida a diario en la mayoría de los hogares de Sudáfrica está compuesto de maíz genéticamente modificado.

La afirmación de la industria que nadie se ha enfermado después de ingerir alimentos modificados genéticamente es científicamente deshonesta. Se basa en el principio de “si no miras, no encuentras”. Debido a que los alimentos modificados genéticamente no están claramente identificados a través de un etiquetado claro, es muy imposible saber qué enfermedades están relacionadas con el consumo del producto.

Se dice que estos alimentos han sido probados y son seguros. Al mismo tiempo, los productores de transgénicos afirman que sus productos son “sustancialmente equivalentes” – idénticos a sus contra partes naturales. Como tales, no requieren pruebas. Cuando las pruebas se ha hecho han sido presas de las mismas trampas que han afectado las pruebas de toxicología hechas a productos químicos durante décadas. No es sorprendente que las empresas que producen OGM, sin excepción han evolucionado a partir de las empresas químicas agrícolas, infames en su abuso de los protocolos estadísticos y experimentales.

La mayoría de las pruebas se han realizado en los alimentos y presentado por las mismas compañías que buscan su aprobación. El diseño de estas pruebas ha sido opaco y engañoso. Las investigaciones han demostrado que los resultados han sido sistemáticamente manipulados y sesgados. Dice la epidemióloga Judy Carman: “Su enfoque conjunto para el análisis no sería útil para una clase de estadística básica.”

Los primeros análisis de todos los estudios de alimentación encuentran exactamente tres experimentos. Aún estas pruebas muestran tendencias preocupantes. Más reciente meta-análisis han reforzado estas preocupaciones. Un hallazgo consistente ha sido el daño al hígado y los riñones. Cabe destacar que el hígado y la enfermedad renal han aumentado desde que los cultivos transgénicos se introdujeron en los EE.UU..

Lo notable es que cuando los investigadores empleados o conectados a los desarrolladores de los alimentos GM hicieron estudios, no se reportaron problemas. Por otra parte, estudios realizados por científicos independientes siempre motivan su preocupación. Un análisis publicado recientemente puso de relieve esta tendencia. Esta relación es común en los análisis de otros productos químicos y alimentos.

Más preocupante aún es el hecho de que los estudios de alimentación fueron hechos a muy corto plazo, con no más de tres meses. Fundamentalmente, ninguno de ellos utiliza más de un tercio de los productos transgénicos en la dieta. En el sur de África, comemos maíz transgénico no identificado como un alimento básico en niveles que en muchos casos puede alcanzar el 100% de la dieta. La pregunta es: Si el daño es preocupante y está estadísticamente demostrado que los riñones, el hígado y otros órganos son destruídos cuando los animales son alimentados con un tercio de su dieta con productos modificados genéticamente, en estudios de una duración de tres meses, entonces ¿qué diablos va a pasar con aquellos de nosotros que comemos una dieta que es predominantemente a base de maíz GM, todos los días durante años?

Esto no es nada menos que un experimento masivo no regulado. Para empeorar las cosas este experimento no se lleva a cabo en una población sana, sino en una cuya salud está doblemente comprometida: en primer lugar, las personas no comen una dieta lo suficientemente variada. En segundo lugar, tenemos el mayor número de habitantes con VIH, SIDA e infecciones de tuberculosis en el mundo.

Hay muchos otros estudios que han señalado los problemas del consumo de los cultivos transgénicos, incluso a niveles reducidos de una tercera parte de la dieta total. Los estudios han demostrado menor recuento de espermatozoides y esterilidad. Los investigadores han pedido constantemente para que se siga investigando. Todo lo que la industria de los transgénicos hace es lo de siempre; intentar salirse con la suya.

Esta situación escandalosa cuenta con la asistencia de nuestra mala regulación de los alimentos modificados genéticamente que sólo se identificarán a finales de este año. En otras palabras, las personas han estado comiendo alimentos GM en la ignorancia total de los hechos. Hasta el momento, no hay una prueba independiente, llevada a cabo durante generaciones sobre como la dieta de varias de las personas se ve afectada al consumir alimentos GM. Esto equivale a poco menos que negligencia criminal por parte de nuestro gobierno, que siempre ha hecho caso omiso de estas preocupaciones, y en lugar ha tomado el lado de una industria con una trayectoria muy defectuosa.

Por supuesto esta industria insiste en que la Unión Europea y otros han producido informes que demuestran que los cultivos transgénicos no tienen ningún riesgo para la salud. El hecho es que los reguladores de la UE se han basado en exactamente las mismas pruebas producidas por la propia industria. En segundo lugar, la influencia de la industria en el régimen normativo es significativo. Esta industria tiene no sólo los reguladores habitualmente mal informados, a través de pruebas con el suministro de datos estadísticos sesgados, pero siempre ha interferido en el régimen de reglamentación.
Por ejemplo, la normativa que regula los cultivos transgénicos en los EE.UU. fue redactada por el ex jefe de asuntos reguladores de Monsanto, Michael Taylor, quien dejó la empresa Monsanto para trabajar en el gobierno con el fin de elaborar una legislación favorable a la industria. Luego regresó a Monsanto. Desde entonces, ha vuelto al gobierno, en lo que se conoce como “la puerta giratoria”. Esto no es en absoluto un caso aislado y una situación similar existe en el sur de África.

Esta es sólo la punta del iceberg. Hay casos documentados de como la industria restringe y prohíbe las pruebas independientes de sus productos. Esto es posible debido a que estos productos están patentados se necesita permiso de las empresas para accesar diversos aspectos cruciales de e información en las pruebas científicas, el cual es siempre negado.

No se trata sólo de los peligros inherentes de los cultivos transgénicos. El producto GM más cultivado en el mundo, la soja resistente a los herbicidas, se ha relacionado con niveles altos del herbicida Roundup, fabricado por Monsanto, que también es propietaria de las patentes en más del 90% de todos los cultivos transgénicos a nivel mundial. Monsanto también introdujo el maíz resistentes a los herbicidas, que se cultivan en el sur de África. Pese a las afirmaciones de que los cultivos transgénicos reducen el uso de productos químicos, hemos visto exactamente que lo contrario ocurre en todo el mundo.

Por ejemplo, en Argentina, el uso de herbicidas ha aumentado 180 veces en 13 años. En los EE.UU., 174 000 toneladas más se usan cada año. En Brasil es de hasta un 95%. La responsabilidad del impacto ambiental y en la salud de las personas no es la preocupación de los agricultores, sino que simplemente es pasada a los consumidores, que no son los más sabios. Y los riesgos que estos productos químicos crean son cada vez más y más preocupantes que los cultivos transgénicos en sí.

Cuando los primeros cultivos transgénicos se introdujeron la cantidad permitida legalmente de residuos de herbicidas en los alimentos se aumento en 200 veces en el caso de la Unión Europea, con incrementos similares en otros lugares, todo para acomodar las peticiones de las corporaciones. Roundup está vinculado a graves impactos en la salud humana, incluidos los daños al crecimiento del embrión y el feto (impactos tetragénicos), así como el daño celular, entre muchos otros impactos sobre los mamíferos. Hay literalmente docenas de estudios publicados que indican las preocupaciones acerca de este producto químico. También afecta a los anfibios, insectos, lombrices y bacterias del suelo que liberan nutrientes para las plantas.

Además de estas preocupaciones, hay una inconsistencia evidente en el argumento de que los cultivos transgénicos son necesarios para alimentar al mundo: El hecho de que el producto GM más cultivado en el mundo, la soja, siempre ha sido demostrado que rinden menos que la soja convencional y natural. A pesar de años de promesas de que los cultivos GM son más resistentes a la sequía estas promesas siguen sin cumplirse.

Oxfam Internacional publicó recientemente un informe que indica que los precios de los alimentos se duplicaran, desde sus ya altos niveles en las próximas dos décadas. ¿Cómo podemos solucionar este problema? Somos constantemente informados por los partidarios de los cultivos transgénicos que debemos adoptar la tecnología para alimentar al mundo. La realidad es que los programas de mejoramiento convencional de plantas han logrado mucho más, a un costo mucho más bajo, mejorando el rendimiento, la resistencia viral, la mejora nutricional y resistencia a la sequía.

Quince años de cultivos genéticamente modificados en África del Sur han demostrado que la rápida adopción de cultivos transgénicos no ha tenido impacto alguno sobre la cantidad de alimentos que llegan a la boca de los más necesitados. La única conclusión que puede ser obtenida es que los cultivos transgénicos no son la solución. Más importante es que estamos jugando un peligroso juego de la ruleta rusa genética con la salud de nuestro pueblo.

La Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (IAASTD), en su informe titulado “Agricultura en la encrucijada”, señaló que los cultivos transgénicos en el mejor de los casos desempeñará un papel limitado en la lucha contra el hambre mundial. El enfoque en la agricultura de altos insumos industriales y los OGM han marginado las prácticas agrícolas más eficaces. El estudio de la IAASTD fue financiado por el Banco Mundial y varios organismos de la ONU, e involucró a más de 400 expertos en agricultura de todo el mundo.

El enfoque perjudicial en los cultivos transgénicos en las últimas dos décadas ha contribuido a retrasar el desarrollo de la investigación que se necesita con urgencia. En lugar de centrarse en el clima y los aspectos relacionados en los sistemas de producción de las comunidades que necesitamos para fomentar la seguridad alimentaria y la verdadera independencia, el enfoque político-institucional sobre los cultivos transgénicos nos ha dirigido hacia la confianza en el modelo de dependencia personificado por la agricultura industrial, en cuanto erosiona nuestra salud y la ya precaria situación.
Se mire como se mire, los cultivos transgénicos personifican el problema, no la solución.

Traducción: Luis R. Miranda
Fuente: real-agenda.com

~ por elnuevodespertar en 14/06/2011.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
%d personas les gusta esto: