La peligrosa verdad detrás del Microondas

El aparato más conveniente de Estados Unidos – el horno microondas parece ser una necesidad absoluta en el acelerado mundo de hoy en día. En la actualidad están presentes en al menos el 90% de los hogares en América gracias a su capacidad para cocinar y recalentar los alimentos o bebidas de manera simple y rápida. La mayoría de gente utiliza esta aplicación de cocina indiscutiblemente y piensa a menudo que son una alternativa razonable a los hornos convencionales para recalentar o cocinar. Sin embargo, usted debería pensárselo dos veces antes de usar el microondas, ya que podría resultar ser una de las peores cosas para tratar la comida.

Manera en la que trabajan las microondas y afectan a la salud

En resumen, los hornos microondas son aparatos de cocina que se utilizan para cocinar o recalentar alimentos mediante la emisión de microondas. Las microondas son una forma de radiación electromagnética y están en el final del espectro de baja energía, en segundo lugar están las ondas de radio. Las ondas son generadas por algo llamado magnetrón – algo que se encuentra dentro de cada horno de microondas.

Los magnetrones producen un campo electromagnético con una frecuencia de microondas de alrededor de 2450 megahercios (MGZ), que es el equivalente a 2,4 gigahercios (GHz). Las microondas producidas en el horno de microondas causan calentamiento dieléctrico – que rebotan por todo el interior del horno y son absorbidas por lo que se coloca en el horno.

Para que algo caliente en un horno microondas, el agua debe estar presente dentro de la sustancia. Si el agua no está presente, la calefacción no ocurrirá y no se calentará. La razón de esto es que las moléculas de agua dentro del alimento vibran a una velocidad increíble, creando una fricción molecular que es responsable del calentamiento de los alimentos. La estructura de las moléculas de agua se rompen y se deforman con fuerza. Esto es muy diferente a cualquier otro método de cocinar, pues otros métodos tales como los hornos de convección calientan los alimentos mediante la transferencia de calor convencional desde afuera hacia adentro.

Hans Hertel, un científico suizo, establece lo siguiente:

“No hay átomos, moléculas o células de cualquier sistema orgánico capaz de soportar un poder tan violento y destructivo durante un periodo prolongado de tiempo, ni siquiera en el rango de baja energía de milivatios … Así es como el calor de microondas para cocinar se genera – la fricción de esta violencia en las moléculas de agua. LaseEstructuras de las moléculas se rompen, las moléculas son enérgicamente deformadas (llamado isomerismo estructural) y por lo tanto se deterioran en la calidad.”

Usted podría preguntarse por qué la comida a menudo se calienta de manera desigual cuando se saca del horno de microondas. El calentamiento desigual se debe a que las microondas trabajan con las moléculas de agua que están presentes, y dado que no todas las áreas de alimentos contienen la misma cantidad de agua, la calefacción se vuelve irregular.

Mientras que cocinar con microondas comienza dentro de las moléculas, donde el agua está presente, en realidad no se cocina de “adentro hacia afuera”, como mucha gente cree. En realidad comienza con las capas externas, mientras que las capas internas sobre todo se calientan y cocinan simplemente mediante la transferencia de calor de las capas externas. Por eso, muchas veces usted encontrará que el exterior de la comida es extremadamente caliente, mientras que el interior parece haber estado ausente durante el recalentamiento o cocinado.

Los efectos de la radiación de microondas y otras formas de radiación no inionizantes

Las microondas son de hecho radiación. Se clasifican como radiación inionizante – la radiación que puede cambiar la posición de los átomos pero no es bastante fuerte para alterar su estructura, composición, o características. A pesar de que la radiación no ionizante no es lo suficientemente fuerte como para alterar la estructura de los átomos, todavía es capaz de causar alteraciones físicas. Un claro ejemplo de cómo la radiación no ionizante puede hacerte daño es el daño causado a la piel y los ojos causados por el sol. Cuando se utiliza la cocina de microondas, se está exponiendo a la radiación de microondas.

Otras formas de radiación ionizante son la luz visible, las ondas ultravioletas e infrarrojas y las ondas emitidas por televisores, teléfonos celulares, y las mantas eléctricas.

Para obtener más información acerca de la radiación, haga clic aquí para ver nuestra página de radiación.

Hoy en día vivimos en un mundo tecnológicamente avanzado. Podríamos llamar la época en que vivimos como la “era de la tecnología”, así como la “edad de la radiación”. La gente de hoy es bombardeada con la radiación de casi todo a su alrededor: las torres de radio, televisores, teléfonos celulares, hornos microondas, computadoras, satélites, antenas de transmisión, y mucho más. Desafortunadamente, la radiación no desaparece con el tiempo, de hecho, sólo se acumula.

Aunque los investigadores y los científicos han realizado un estudio tras otro, concluyendo que no hay cantidad de radiación segura, no saben realmente lo que significa todo esto a largo plazo. Pero aquí está lo que sabemos:

  • Cuando cualquier onda de radiación resuena con partes del cuerpo, se intensifica el efecto biológico. Por ejemplo, las frecuencias microondas son muy similares a las frecuencias de su cerebro. Los efectos que las microondas tienen en su cerebro son mayores que esas mismas ondas en cualquier otra parte del cuerpo.
  • Aunque se hagan estudios para ver los efectos de la radiación, la mayor parte de estos estudios se hacen por períodos cortos de exposición en intensidades altas. Hay una escasez inmensa de estudios usando períodos largos de exposición con radiación de bajo nivel. Simplemente, se necesita hacer más investigaciones.
  • La radiación se acumula con el tiempo y nunca se va.
  • Debido a la cantidad de radiación a la que cada uno estamos expuestos a diario, es difícil conducir estudios usando grupos de control. Realmente la radiación no puede ser controlada debido a la invasión inevitable.

Simplemente, no se conocen los efectos a largo plazo de la radiación de microondas, así que, ¿por qué arriesgar su salud mirando como se cocinan los alimentos en el microondas cada día?

Traducción: elnuevodespertar
Fuente: naturalsociety

Artículos relacionados:

No interesa que se investigue la contaminación electromagnética
Encuentran vinculaciones entre las líneas de alta tensión y el cáncer
Reportaje – “Contra corriente” (no emitido-censurado en TV)
La OMS alerta de que los móviles son “posiblemente cancerígenos”

About these ads

~ por elnuevodespertar en 17/11/2011.

2 comentarios to “La peligrosa verdad detrás del Microondas”

  1. q horror y lo uso todo los dias.

  2. Buenos dias, os invito a visitar biosticker.es , donde encontrareis una opción para poder vivir tranquilos pese a las microondas que nos rodean. Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: