Emergencia Alimentaria: Cómo el Banco Mundial y el FMI han hecho inevitable la hambruna en África

Las políticas de crédito impulsadas por el Banco Mundial y el FMI transformaron África en un continente vulnerable ante situaciones de emergencia alimentaria y hambre.

La hambruna se está extendiendo como un reguero de pólvora por todo el cuerno de África. Como 12 millones de personas luchan contra el hambre, la ONU advierte de que 750.000 personas en Somalia podrían morir de hambre inminentemente en los próximos cuatro meses, en ausencia de intervención externa. En el transcurso de tan sólo 90 días, se estima que 29.000 niños menores de cinco años murieron en el sur de Somalia, con otros 640.000 niños sufriendo de desnutrición aguda.

En la prisa por encontrar un culpable de la tragedia que se desarrolla en África oriental, las agencias de noticias convencionales atribuyen la causa al récord de sequía, el aumento de precios de los alimentos, la producción de biocombustibles y la apropiación de tierras por los inversionistas extranjeros con un mayor énfasis en el papel del grupo terrorista somalí Al-Shabaab. Sin embargo, estos factores por sí solos no son responsables de la hambruna, sino que han intensificado una difícil crisis alimentaria que ha persistido en el África subsahariana desde hace décadas, gracias a las políticas de crédito impulsada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que transformó un continente auto-suficiente en la producción de alimentos, a un continente dependiente de las importaciones y la ayuda alimentaria, dejando al continente vulnerable ante situaciones de emergencia alimentaria y hambre.

Desde 1981, cuando las políticas de préstamo se implementó por primera vez, Oxfam encontró que la cantidad de africanos subsaharianos que sobreviven con menos de un dólar por día se duplicó a 313 millones en el año 2001, que es el 46 por ciento de la población. Desde mediados de 1980, el número de emergencias alimentarias por año en el continente se ha triplicado.

Según el portavoz de Oxfam Internacional, Caroline Pearce, los programas del ajuste estructural del FMI y del Banco Mundial en los años 80 y 90 dieron lugar a “grandes desinversiones en el sector agrícola”. Pearce concluye: “Lo que estamos viendo ahora en los sistemas agrícolas pobres, en parte se relaciona a ese tipo de políticas. En muchos casos, en realidad estamos llamando a que las cosas se restablezcan después de que se desmantelaran los programas de ajuste estructural en el pasado.”

Sin embargo, los países empobrecidos de África, amenazados por la hambruna generalizada, continúan pagando una agenda del “mercado libre”, y les está costando la vida.

De la abundancia de alimento a una hambruna masiva

Walden Bello, en la presentación de informes de Foreign Policy in Focus, señala que África era autosuficiente en la producción de alimentos después de declarar la independencia de sus gobernantes coloniales en la década de 1960. Sin embargo, hoy en día, el hambre y la hambruna en África se ha “convertido en un fenómeno recurrente” en todo el continente.

De acuerdo con el analista de la BBC Martin Plaut , África también fue un exportador neto de alimentos entre 1966 y 1970, con una media de 1,3 millones de toneladas de alimentos que se exportaban cada año. En contraste, casi todos los países africanos de hoy en día dependen de las importaciones y la ayuda alimentaria, un cambio dramático que tardó menos de 40 años en sucederse.

Lo cual plantea la pregunta: ¿cómo un continente entero pasa de ser un exportador neto de alimentos a uno importador neto de alimentos y de la abundancia de alimentos a la hambruna masiva en un período tan corto de tiempo?

En su libro La doctrina del shock: el auge del desastroso capitalismo, Naomi Klein detalla como actores globales de poder utilizan el caos y los tiempos de crisis como pretexto para imponer destructivas políticas de libre mercado que promuevan los intereses de los ricos. Ya en la década de 1970, los economistas inspirados por el gurú del libre mercado Milton Friedman inspiraron golpes de Estado respaldado por Estados Unidos y juntas militares para impulsar una agenda de mercado radical impopular sobre las poblaciones poco dispuestas de países como Chile, Brasil y Argentina.

Pero Klein pone de manifiesto un importante cambio de estrategia que tuvo lugar a mediados de los ochenta, cuando los economistas reconocieron que la crisis financiera “simula los efectos de una guerra propagando el miedo y la confusión, creando refugiados y causando grandes pérdidas de vidas humanas” — la misma conmoción de inducir condiciones que dejaron las sociedades maduras del desastre del capitalismo.

Durante la década de los 60 y 70, las instituciones financieras occidentales fueron un frenesí de préstamos a tipos de interés extraordinariamente bajos, sobre todo a los países en desarrollo que se animaron a endeudarse. A finales de los 70 y principios de los 80, las tasas de interés en EE.UU. subieron a niveles tan altos como del 21 por ciento, devastando las frágiles economías de los países en desarrollo que habían adquirido deuda masiva.

Klein compara el impacto de este “shock de la deuda” a “una gigante pistola Taser disparando desde Washington, provocando a los países en desarrollo a tener convulsiones.” Los países africanos apenas podían pagar los exorbitantes pagos de intereses, por no hablar de la deuda real y fueron arrojados a una espiral descendente de crisis financiera. Aquí es donde la historia de las hambrunas de África comienza realmente.

“La dictadura de la deuda”

La erosión de la agricultura en África se debe en gran parte a las políticas impuestas a los países endeudados de África por el Banco Mundial y el FMI, las instituciones financieras establecidas en las secuelas de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo declarado de impedir la crisis financiera como las que empujó Weimer Alemania hacia el fascismo.

Los países donantes del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial reparten el poder dentro de cada institución en función del tamaño de la economía de un país, permitiendo que un puñado de naciones privilegiadas (dirigido por los EE.UU.) a dominar la toma de decisiones. Como resultado de ello, Klein explica que las administraciones pro-corporativista de Reagan y Thatcher en los años 70 y 80 eran “Capaces de aprovechar las dos instituciones para sus propios fines, aumentando rápidamente su poder y convirtiéndolos en vehículos principales para el avance de una cruzada corporativista”.

Impulsado por la ideología del llamado libre mercado, el Banco Mundial y el FMI imponieron condiciones que desesperadamente necesitaban para aliviar la deuda que requieren las naciones en desarrollo a aplicar Programas de Ajuste Estructural (PAE), lo que Naomi Klein llama “la dictadura de la deuda”.

Los gobiernos PAE, estaban obligados a imponer un paquete de austeridad neoliberal, la privatización y la desregulación masiva. Para África, esto significó la reducción de subsidios del gobierno a los pequeños agricultores, la eliminación de los aranceles y los controles de precios, la venta de alimentos y reservas de granos (que mantienen los países que sufren hambre en casos de sequías o malas cosechas), el aumento de las exportaciones de cultivos comerciales de materias primas hacia el oeste, y permitir que las importaciones extranjeras de los EE.UU. y Europa inundaran sus mercados.

Aunque el FMI y el Banco Mundial argumentaron que la reestructuración era necesaria para reducir la deuda de África y promover el crecimiento económico, sus políticas produjeron el efecto contrario: creciente deuda y estancamiento económico.

En 2004 un estudio encargado por la Iniciativa de Halifax , el escritor Asad Ismi meticulosamente documentó las consecuencias de las políticas de ajuste estructural en el continente africano. Entre 1980 y 1993, se encontró un total de 566 programas de ajuste estructural se vieron obligados a 70 países en desarrollo, incluyendo 36 de 47 naciones en África subsahariana. Desde la implementación de programas de ajuste estructural en la década de 1980, la deuda de África se elevó a más de un 500 por ciento, con una estimación de $229 mil millones de dólares en pagos de deuda transferida desde el África subsahariana hacia el oeste, cuatro veces la deuda original adeudada. De acuerdo con la base de datos del FMI Panorama Económico Mundial, la deuda africana aún se mantiene en $324,7 mil millones, con una abrumadora mayoría, $278,5 mil millones, adeudados por el África subsahariana, lo que demuestra que los PAE han llevado a África a una deuda perpetua, sin un final a la vista.

Así, las fuerzas de la deuda perpetua a los gobiernos para desviar el gasto de amortización de la deuda, en lugar de invertir en infraestructuras básicas como salud y educación, que relativamente no existe en el África subsahariana. Con sólo el 10 por ciento de la población mundial, la región subsahariana cuenta con el 68 por ciento de todas las personas que viven con VIH. Sin embargo, de acuerdo con Ismi, “África gasta cuatro veces más en pagos de intereses de la deuda que en atención de salud”.

Lo mismo ocurre en el sector agrícola. SAP inició el colapso de la seguridad alimentaria de África, desviando tierras, agua y mano de obra de la pequeña agricultura hacia la producción de cultivos comerciales, cuyos ingresos fueron utilizados para pagar la deuda.

Irónicamente, a medida que se exige que los Estados africanos eliminen los subsidios a los pequeños agricultores, los Estados Unidos y Europa siguieron prestando sus sectores agrícolas con miles de millones de dólares en subsidios, lo que obligó a los campesinos a competir con la llegada de los alimentos básicos baratos, subsidiados por el comercial oeste-claramente una batalla perdida.

En 2004, el Proyect Censored describió estas prácticas de EE.UU. como “subcotización de naciones hambrientas,” un proceso que asegura que los costos de los productos de EE.UU. sean menores que el de sus homólogos pequeños, esencialmente los precios a los agricultores locales fuera del mercado. Walden Bello señala que la Organización Mundial del Comercio (OMC) Acuerdo sobre la Agricultura cimentó estas políticas desiguales, haciendo de los países en desarrollo vertederos permanentes para la producción barata de los países del norte. Así, entre 1995 y 2004, los subsidios agrícolas en los países desarrollados pasó de $367 mil millones a $388 por año.

Los pocos subsidios que el FMI permitió estaban reservados exclusivamente para los productos africanos de la agricultura comercial para la exportación a Europa y América. Para Kenya, donde un cuarto de la población vive con menos de un dólar al día, esto significaba el apoyo gubernamental para los agricultores de subsistencia y la desviación de recursos hacia la producción de materia prima de exportaciones (cultivos comerciales) para la ribera occidental, como el té, el café, el tabaco y las flores cortadas. Los ingresos de las exportaciones se utilizaron entonces al servicio de la deuda masiva del país.

Después de investigar los impactos de las políticas de ajuste estructural en la lucha de Kenia con la desnutrición, Catalina Mezzacappa concluye: “A través de su papel en la política agrícola y el gasto social, políticas de ajuste estructural impuestas por el FMI y el Banco Mundial han contribuido a la profundización de la pobreza y la perpetuación de la malnutrición en Kenia , “un país donde las principales causas de muerte entre los niños son prevenibles y pueden ser vinculadas a la desnutrición.”

Como el activista ambiental Vandana Shiva puso en su libro Cosecha Robada , “El hambre pasa hambre, como la escasez de tierra y agua se desvían para ofrecer lujos a los consumidores ricos de los países del Norte.”

Camino a la hambruna de Somalia

Sin embargo, en Somalia, el resultado fue mucho peor, porque la aplicación de estas políticas neoliberales coincidió con la intromisión de EE.UU. y la intervención militar.

Michel Chossudovsky, autor de La globalización de la pobreza, explica que a pesar de las frecuentes sequías, la economía de Somalia, dirigida por los pequeños agricultores y los pastores o “pastores nómadas”, era autosuficiente en alimentos hasta bien entrada la década de 1970. Los pastores resultaron ser bastante eficaces con el ganado produciendo el 80 por ciento de los ingresos de exportación de Somalia hasta 1983. Pero bajo los programas de ajuste estructural, los servicios veterinarios para el ganado fueron privatizados, lo que hace difícil y fuera del alcance de los pastores en las zonas de pastoreo rurales tengan acceso a la salud animal, en última instancia devastadora para los pastores que representan la media de la población. En cuanto a la agricultura, las importaciones baratas de arroz y trigo de pequeños agricultores desplazados, y los recursos fueron desviados a cultivar las materias primas de exportación. Lo peor de todo, “puntos de abastecimiento de agua y pozos secos debido a la falta de mantenimiento, o fueron privatizados por los comerciantes locales y los agricultores ricos”, debido a la privatización de los recursos hídricos.

El impacto del ajuste estructural sobre la seguridad alimentaria de Somalia se vio agravada por la intromisión de América y la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Stephen Zunes , profesor de ciencias políticas en la Universidad de San Francisco, explica que Somalia fue inicialmente un estado cliente de la Unión Soviética a principios de los 70 hasta el dictador somalí Siad Barre que cambió tras un golpe militar en Etiopía, y reemplazó a la monarquía etíope apoyada por Estados Unidos con respaldo soviético “marxista-leninista” del gobierno.

Los EE.UU. procedieron a apuntalar el régimen de Siad Barre con $ 50 millones de dólares en armas de un año para el acceso a bases militares estratégicas, a pesar de las advertencias de que el líder autoritario de Somalia estaba cometiendo atroces violaciónes de los derechos humanos. Con el tiempo, la represión y el descontento social llevó al estallido de la guerra civil en 1988 entre las facciones rivales, lucharon con las armas proporcionadas por los Estados Unidos. Cuando Barre fue derrocado en 1991, dejó tras de sí un caos “vacío de poder”, con las facciones rivales luchando por el control en un país que carecía de cualquier estructura centralizada capaz de aliviar la inseguridad alimentaria por venir.

El neoliberal desmantelamiento de Somalia agro-pastoriles economía combinada con Estados Unidos y alimentando la violencia sectaria dejó Somalia extremadamente vulnerable a la hambruna cuando se enfrentó a una sequía en 1992, causando la muerte por inanición en masa de 300.000 personas.

El avance rápido a 2011, y la condiciones en Somalia se mantienen relativamente sin cambios. La guerra civil continúa sin disminuir la inseguridad, los alimentos persiste, y la repetición de la intervención de EE.UU. perdura en el nombre de “Lucha contra el terror”, como la periodista Michelle Chen destacó recientemente en Colorlines. Sólo que esta vez, Somalia y sus vecinos están luchando contra esta combinación letal después de haber pasado décadas viviendo justo por encima de los niveles de hambre.

Si bien las políticas económicas de los ’80 y ’90 no es el único responsable de la hambruna actual en Somalia, Chossudovsky afirma, que es imposible ignorar que “diez años de la medicina económica que el FMI estableció las bases para la transición del país hacia la dislocación económica y el caos social.”

Malawi se muere de hambre

En uno de los episodios más escandalosos de la incompetencia neoliberal, Walden Bello describe el papel del ajuste estructural en Malawi a finales de los años 1990, cuando los agricultores de subsistencia proporcionaron “paquetes de inicio” de fertilizantes y semillas libres. El programa arrojó un superávit de maíz. Pero entonces, el Banco Mundial y el FMI intervinieron para desmantelar el programa y obligaron al gobierno a vender la mayoría de sus reservas de grano para el servicio de su deuda. Bello explica las consecuencias:

Cuando la crisis en la producción de alimentos se convirtió en una hambruna en 2001-2002, casi no había reservas. Cerca de 1.500 personas murieron. El FMI, sin embargo, no estaba arrepentido, de hecho, suspendió sus desembolsos en un programa de ajuste con el gobierno sobre la base de que “el sector paraestatal continuara representando riesgos para la exitosa implementación del presupuesto de 2002/03. Las intervenciones gubernamentales en los alimentos y de otros mercados agrícolas … el gasto público fuera más productivo.

Según Bello, cuando la crisis alimentaria siguiente golpeó en 2005, el gobierno de Malawi abandonó la “estupidez institucionalizada” del FMI y el Banco Mundial.
Bello escribe:

Un nuevo presidente reintrodujo el programa de subsidio a los fertilizantes, permitiendo que dos millones de hogares pudieran comprar fertilizantes a un tercio del precio de venta y semillas con descuento. El resultado: cosechas durante dos años consecutivos, un excedente de un millón de toneladas de maíz, y el país transformado en un proveedor de maíz a otros países en el sur de África.

En el Informe de Desarrollo Mundial 2008, el Banco Mundial sorprendió a muchos cuando reconoció que el ajuste estructural a partir de la década de 1980 fue un fracaso que “desmanteló el elaborado sistema de agencias públicas que proporcionan a los agricultores el acceso a la tierra, los insumos de seguros de crédito, y la organización cooperativa.” El Banco insiste en que la intención era la de “liberar el mercado”, por lo que el supuesto más eficiente y menos costoso sector privado podría hacerse cargo, pero “eso no sucedió”, admite el informe. Pasa a confesar que los beneficiarios de la privatización, “los agricultores comerciales,” que dejaron “los minifundistas expuestos a extensos fallos del mercado, altos costos de transacción y riesgos y deficiencias en los servicios” que amenazaron “la supervivencia”.

Sin embargo, cuando se le preguntó si los ajustes estructurales aumentaron la inseguridad alimentaria y la vulnerabilidad a la hambruna en el África subsahariana, un vocero del Banco Mundial respondió con la siguiente declaración:

La hambruna que ha sido declarada en seis regiones de Somalia y la inseguridad alimentaria que ha afectado a otros países vecinos del Cuerno de África es el resultado del cambio climático relacionados con los riesgos en un contexto de inestabilidad política y conflictos. No sería correcto culpar a los programas del ajuste estructural implementados hace tres décadas.

El portavoz agregó que el Banco está proporcionando $ 1 mil millones para ayudar al Cuerno de África, junto con el aumento de las inversiones para mejorar la agricultura a largo plazo, ya que “Esta crisis es una llamada de atención para la necesidad de gestionar la agricultura en un clima cambiante.”

El reconocimiento de la violencia económica

Como imágenes trágicas de dejar morir de hambre a los africanos que viven en países subdesarrollados plagados de violencia y un aparentemente interminable conflicto llenan las ondas de radio, surge una narrativa representando África como un pozo sin fondo de caridad y ayuda, uno que pasa por alto el contexto histórico esencial para comprender el empobrecimiento de África.

Escrito por Al Jazeera en Inglés, David Nally, el autor de Gravámenes humanos: la violencia política y la Gran hambruna irlandesa, llega a la conclusión, “La representación de la víctima pasiva permite a las ONG y los gobiernos occidentales para asumir el papel de socorrista sin tener que hacer preguntas incómodas sobre su propia complicidad en el sufrimiento que se está desarrollando.”

Es hora de que Occidente enfrente a la realidad de que el hambre es la consecuencia inevitable de un sistema de alimentación rota que da prioridad a los bolsillos fuertes de los privilegiados por encima de los estómagos vacíos de los grupos vulnerables, el drenaje de África de sus recursos y los africanos esencialmente despojados de su derecho a la alimentación y a la vida.

David Nally cita a Susan Sontag, que nos recuerda que, “cuanto más se demuestra que” el tipo de cosas que suceden en ese lugar es en parte el resultado de las políticas diseñadas en este lugar, y de la mayor responsabilidad que tenemos de hacer algo al respecto. Cuando estemos viendo imágenes de niños hambrientos o leámos acerca de las muertes por desnutrición en los diarios, deberíamos examinar críticamente la arquitectura de la violencia detrás de la fotografía o historia, y no sólo la triste abyección de la víctima”.

Traducción: elnuevodespertar
Fuente: alternet.org

Artículos relacionados:

Islandia, muestra un camino alternativo a seguir para salir de la crisis
Banquero suizo desenmascara a los Bilderberg en una entrevista
La ONU propone una nueva moneda mundial
Fondo Monetario Internacional llama a reemplazar el dólar con un “embrión” de una moneda global

~ por elnuevodespertar en 11/09/2011.

5 comentarios to “Emergencia Alimentaria: Cómo el Banco Mundial y el FMI han hecho inevitable la hambruna en África”

  1. Excelente traducción del artículo y gracias por difundir la información!

  2. hola!! gracia spor esto!! ! voy a hacer una investigacion sobre las medidas impuestas por el fmi en somalia, no va a se r una gran investigacion pues estoy en la los primeros ciclo de universidad…pero me ha servido, ahora voy a seguir buscando fuentes de informacion, porque este tema me parece interesante y quiero compartirlo con mis compañeros de universidad!! muchas gracias!!!
    sobre el tema: que hijos de p….son los del FMI…por dios!! si tienes info sobre el fmi y somalia en 1980 enviamelo a elizw_1909@hotmail.com..solo si puedes :) no te sientas obligado, igual muchiiiisisisisismas gracias!

  3. […] 6.  http://elnuevodespertar.wordpress.com/2011/09/11/emergencia-alimentaria-como-el-banco-mundial-y-el-f… […]

  4. Muy buena informacion estamos tratando de q todo un pueblo sepa lo que el FMI y el BM hicieron con Africa y otros paise esto ayuda mucho

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
%d personas les gusta esto: